¿Qué es el acné comedónico y qué lo provoca?

acné comedónico

El acné es una de las enfermedades dermatológicas más comunes en todo el mundo. Aunque suele darse normalmente durante la adolescencia (sobre todo el acné comedónico), existen otros tipos que pueden darse en otras etapas de la vida.

Pero… ¿qué es el acné?

El acné como tal es una enfermedad inflamatoria de la piel que afecta a las glándulas que producen sebo (grasa) en nuestra piel. Suele aparecer con mayor frecuencia en la cara, la espalda, el pecho e incluso a veces en la parte superior de los brazos y los hombros.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Puntos blancos
  • Espinillas
  • Irregularidades en la piel (rojas y pequeñas)
  • Pústulas o granos con pus.
  • Nódulos (bultos sólidos y grandes debajo de la piel)
  • Quistes (bultos con pus debajo de la piel)

¿Por qué aparece el acné?

Aunque no está clara la causa por la que se provoca el acné, lo que si está claro es que está muy relacionado con los cambios hormonales que ocurren durante la adolescencia, la menstruación o el embarazo. Otra de las causas de la aparición de acné en la piel es el exceso de producción de grasa de las glándulas, el uso de algunos cosméticos o el exceso de sudoración.

Existen diferentes tipos de acné que pueden clasificarse de diferentes formas. Hoy os vamos a contar dos de ellas. Por un lado, según la etapa de la vida en la que aparezca y, por otro, según el tipo de lesiones.

Tipos de acné según la etapa de la vida

Según van cambiando las hormonas a lo largo de la vida de una persona, el acné tiene más o menos probabilidades de aparecer. Se identifican 4 tipos de acné según la edad: 

  1. Acné del bebé. Normalmente se da con la aparición de pequeñas espinillas en las mejillas de los recién nacidos, aunque a veces pueden aparecer también en la frente y el mentón.
  2. Acné infantil. Suele darse en niños de entre 3 y 9 meses de edad, sobre todo en la cara en forma de comedones o pústulas.
  3. Acné del adolescente. Es el más común, también se le denomina acné vulgar o normal. Suele aparecer en la mayoría de los adolescentes de entre 15 y 18 años, coincidiendo con un gran cambio hormonal. Este puede ser leve (también conocido como acné comedónico o comedogénico), moderado o severo (con la parición de pústulas y nódulos)
  4. Acné tardío. Suele aparecer a partir de los 25 años en adelante y con más frecuencia en mujeres que en hombres, debido a los cambios hormonales del ciclo menstrual, el embarazo o la menopausia. Es muy similar al acné del adolescente: puede ser desde más ligero hasta más severo, con la aparición de pústulas o nódulos y suele darse principalmente en el mentón, el cuello y la parte superior del cuerpo.

Tipos de acné según las lesiones

  1. Acné comedónico o comedogénico. Se caracteriza por la presencia de comedones (de ahí su nombre) como lesión principal en la piel. Estos pueden ser abiertos (puntos negros o espinillas) o cerrados (lo que se conoce como “barros”). Es un acné de tipo no inflamatorio que generalmente aparece en el rostro aunque también puede darse en la espalda o el pecho.
  2. Acné papuloso. La mayoría de los granos que aparecen en este tipo de acné son pápulas (granos rojos) y pústulas (granos con pus). Este suele aparecer en la famosa zona T de la cara, la espalda y la parte superior del pecho.
  3. Acné inflamatorio grave. Aunque el acné papuloso ya es inflamatorio, existe un paso más en esta clasificación. El acné inflamatorio severo es aquel en el que aparecen nódulos y quistes. Este tipo de acné es muy dolorosos ya que las lesiones aparecen debajo de la piel.

Tips para tratar el acné comedónico o leve

Como ya habrás descubierto, el acné comedónico es el más leve de todos. Por lo que podemos darte algunos tips para mantener a raya esas espinillas y barros. Recuerda que, si el acné que sufres es más grave, deberás acudir a un dermatólogo profesional para que valore y estudie tu caso, ya que muy posiblemente requerirá de tratamiento médico.

  • Lo más importante es… ¡no te toques la piel! Manipular las espinillas solo puede darte más quebraderos de cabeza. Las lesiones empeorarán y, además, correrás más riesgos de acabar con marcas y cicatrices en la piel.
  • La limpieza diaria: ¡más importante que nunca! Intenta limpiar el rostro al menos dos veces al día con productos específicos para pieles grasas. Los jabones de azufre son ideales para las pieles con tendencia acnéica.
  • ¡No te olvides de hidratar! Aunque parezca una contradicción, la hidratación es clave para tratar el acné. Existen productos adecuados para pieles grasas que te vendrán genial. Por ejemplo, la crema Effaclar Mat de La Roche Posay es sebo-reguladora y, además de hidratar tu piel, te ayudará a matificarla de forma inmediata.
  • ¡Desmaquíllate siempre! Si no limpias en condiciones el maquillaje, los poros se quedarán obstruidos y ayudarán a la proliferación de más espinillas.
  • Utiliza cosméticos con la etiqueta “no comedogénicos”. Estos están preparados para no obstruir los poros. Además, evita las cremas en formato aceite. La base de maquillaje “Can’t Stop Won’t Stop” de Nyx es perfecta para este tipo de pieles.

El acné comedónico, aunque leve, es una de las enfermedades de la piel más común y difícil de eliminar. Aplica nuestros tips y empieza a cuidar tu piel con Perfumerías de la Uz.

tienda-online