¿Qué es y cómo se hace el contouring?

contouring

Una de las técnicas de maquillaje favoritas de muchas celebrities y que nunca falla en las alfombras rojas es el contouring. Y es que desde que Kim Kardashian diera a conocer esta técnica, miles de personas las que han caído rendidas a esta nueva forma de esculpir el rostro. Si no has oído hablar de ella te aseguramos que va a cambiar tu vida. Es una técnica súper sencilla de hacer y queda increíble en cualquier tipo de rostro. ¡Toma nota que empezamos!

Pero ¿qué es exactamente el contouring?

Esta técnica permite resaltar tus facciones usando solo maquillaje. Combina los tonos oscuros y los claros para estilizar el rostro. Los tonos oscuros son los que darán profundidad a tu rostro, mientras que con los claros iluminarás las zonas que quieras resaltar. El colorete o blush es opcional. Pero, para nosotros, un buen contouring debe ir acompañado siempre de un poco de color en las mejillas.

Esta técnica se ha ido desarrollando y, en la actualidad, puedes contornear tu nariz, pómulos, frente, barbilla… ¡Todo lo que quieras!

¿Qué pasos hay que seguir para un contouring de escándalo?

Para realizar el contouring hay dos productos que no pueden faltar: un contorno y un iluminador. Si lo prefieres puedes comprar una paleta de contouring que te sacará de un apuro en cualquier época del año, ya que contiene distintos tonos de iluminadores y bronceadores que serán perfectos para épocas donde tu piel esté más morena. La paleta de contornos de Nyx es una de nuestras favoritas ¡tiene todo lo que necesitas para un contouring de 10! Si lo prefieres también puedes utilizar sticks de contorno que son muy sencillos de usar y para principiantes está genial.

En primer lugar, prepara tu piel antes de pasar a la acción. Para ello, aplica tu crema hidratante favorita. Cuando esta se haya absorbido, es el momento de la base de maquillaje. Extiendela muy bien por rostro y cuello, de manera que quede uniforme. Cuando tengas la base asentada en tu piel, es el turno del corrector. Difumina bien para que se integre con tu base de maquillaje.

Una vez tengas tu piel lista es el momento de contornear. Empezarás con el tono oscuro. Vigila siempre que el tono que elijas no sea demasiado oscuro, ni tenga subtonos rojos o anaranjados. Evita también cualquier producto que tenga brillo, para un buen contouring es mejor que el tono oscuro sea mate. Marcarás con una brocha grande el contorno de la mandíbula, la frente y la sien. Si también quieres contornear tu nariz, con una brocha más pequeña remarca los laterales y un poco por la punta. Difumina en forma de círculos hasta que quede integrado con el tono de tu piel y no se vea parcheado.

Para iluminar tomarás como referencia el contorno. Iluminarás encima del pómulo, en el tabique de la nariz, el arco de las cejas y el labio superior. Difumina muy bien para que quede integrado.

Por último, aplica un poco de colorete en tus mejillas para resaltar el contouring y fija todo el maquillaje con unos polvos traslúcidos para que quede bien integrado.

Tips para contornear tu rostro según su forma

Esta técnica es perfecta para resaltar tus facciones. Por eso es importante conocer cuál es la forma que tiene tu rostro y así conseguir grandes resultados con el contouring.

  • Si tu cara es redonda, deberás buscar crear ángulos colocando el tono más oscuro en los laterales de la frente y en la sien. También aplicarás producto debajo del hueso de los pómulos. Los tonos claros irán en medio de la frente y en la barbilla. ¡Difumina y listo!
  • El rostro ovalado es uno de los más sencillos de contornear. De por sí es un tipo de cara que ya tiene ángulos. Solo hay que potenciar esos pómulos para que sea perfecto. Para ello contornea con el tono oscuro debajo de los pómulos y por la frente justo en la línea donde empieza tu cabello. Termina aplicando iluminador encima de los pómulos y un buen blush para resaltar esas mejillas.
  • Para los rostros rectangulares el contorno deberá ser horizontal por todo el ancho de la frente, justo pegado al nacimiento del pelo, y vertical por los laterales. Contornea debajo de los pómulos y en las orillas de las mejillas. Con el iluminador, ilumina el centro de tu frente y justo debajo de la zona de las ojeras.
  • Si tu rostro tiene forma de corazón, ilumina la frente y barbilla y debajo de los ojos formando un triángulo invertido. Con el tono oscuro marca la parte inferior de tus mejillas y difumina todo muy bien.

Conoce bien tus facciones, juega con contornos, iluminadores y coloretes y descubre cuál es el tipo de contorno que mejor te va. Con estos pequeños consejos te lo hemos dejado un poco más fácil. Anímate a ponerlos en práctica y sumérgete de lleno en el mundo del contouring y todos sus beneficios.

tienda-online-de-la-uz