Manicura rusa: todo lo que necesitas saber sobre esta tendencia

manicura-rusa

La manicura rusa es una nueva técnica que arrasa en el sector y que debe su nombre a la manera que emplean en Rusia para hacer la manicura. Poco a poco se ha ido extendiendo y, hoy ya se considera toda una tendencia en nuestro país. Esta técnica se centra en el tratamiento de la cutícula, consiguiendo de esta manera que tus uñas luzcan limpias y con un acabado muy profesional.

¿En qué consiste la manicura rusa?

Para hacerte esta manicura lo más recomendable es que acudas a un salón de belleza. En lugar de elementos de arrastre manuales, que cualquiera podemos tener en casa, se necesita un torno eléctrico. ¿En qué consiste? Se utilizan brocas de distintos tamaños y grosores para retirar por completo la cutícula muy suavemente. Y, de esta manera, aplicar el esmalte lo más cerca posible de la piel para que el acabado sea perfecto.

torno-electrico

Esta técnica se hace en seco, es decir, la uña no entra en contacto con ningún producto hasta que se aplica el esmalte. Gracias a esto se consigue que la manicura dure intacta mucho más tiempo. Llegando a estar perfecta ¡durante más de tres semanas! Además, otro de sus beneficios es que puede realizarse en cualquier tipo de uña. También se le pueden aplicar diferentes acabados como el esmaltado permanente, uñas de gel, acrílicas…

¿Qué diferencia la manicura rusa del resto?

La principal diferencia con respecto a otras manicuras es el uso de fresas y tornos eléctricos para limpiar la cutícula. Esta se retira por completo o, al menos, hasta que no sea visible. En otros tipos de manicura, como la brasileña, aunque también se quita bastante cutícula… Esta se corta, no se pule como en el caso de la manicura rusa.

En cuanto al esmaltado, te ofrece una libertad infinita. No importa qué colores, ni qué elementos quieras añadir a tus uñas, ¡todo vale! Por ejemplo, puedes llevar el clásico diseño de manicura francesa en una perfecta y duradera manicura rusa.

¿Cuáles son los pasos para realizar la manicura rusa?

  1. Tratar la cutícula. Este paso se realiza con el torno eléctrico y ha de ser usado exclusivamente por profesionales. Hay que levantar la cutícula para hacer que las uñas se vean perfectas y si no se hace bien, puedes hacerte daño.
  2. Después de levantar las cutículas, hay que retirar todas las células muertas que puedan quedar en las uñas. Después, será necesario limpiar la piel que quede en los bordes. Con esta limpieza te asegurarás de que tu manicura dura mucho más tiempo.
  3. Para conseguir una auténtica manicura rusa hay que dedicar tiempo a pulir la piel dura que haya en la zona. Una vez que tus uñas estén perfectas, limpias y sin restos de ningún tipo, llega la hora de aplicar el esmalte. Este se aplica sin dejar espacio entre la uña y la piel. Ya optemos por un esmaltado permanente o normal, primero hay que poner una base, a continuación, dos capas de esmalte y, para terminar, un top coat. Esto hará que tu manicura se vea perfecta hasta que toque renovarla.
  4. El último paso para que tu manicura quede perfecta es la hidratación de las cutículas. Con esta técnica se pueden resecar y no hay nada mejor que emplear un buen aceite de cutículas para evitarlo.

manicura-roja

El resultado que obtienes frente al de la manicura tradicional es más que evidente. Puedes tener unas manos perfectas por mucho más tiempo y conseguir que la uña se endurezca y se conserve mejor que con la tradicional. Esto se debe a que hay más espacio entre esmaltado y esmaltado. Si se hace correctamente, no tienes porqué sufrir ningún tipo de dolor: esta técnica no daña la superficie de la uña.

Si todavía no tienes claro si caer en la tentación de la manicura rusa o no… Puedes echar un vistazo en de la Uz a las últimas novedades en esmaltes y productos para que tus uñas luzcan siempre perfectas.

tienda-online-de-la-uz