¡Prepara tu piel para el Sol!

Paso 1: exfoliar la piel
Antes de exponerse al sol es importante limpiar la piel y eliminar todas las impurezas a la que la sometemos diariamente.

Paso 2: hidratarla en profundidad
Una vez que la piel ya está libre de todas las impurezas, podemos empezar a hidratarla con productos en leche, aceites, sérum…

Algunos de ellos estimulan la actividad de la melanina lo que facilita un bronceado más rápido.

Paso 3: elegir los alimentos más apropiados
Para ponerse moreno también hay que cuidarse por dentro; los alimentos ricos en caroteno (como las zanahorias, tomates, albaricoques, melones, verduras…) estimulan la síntesis de melanina y preparan tu piel para el bronceado.

Las vitaminas antioxidantes como la vitamina A (se encuentra en la grasa de salmón, caballa, etc.) y la vitamina E (en aceites vegetales y cereales) también ayudarán a nuestra piel a estar más preparada para enfrentarse al sol.

¿Cuál es el factor de protección solar idóneo para ti?

Deja un comentario